Añade tu bidón al pedido y llévatelo gratis

¿Cómo actuar en caso de accidente en bicicleta?

En el mundo del ciclismo estamos bastante expuestos a accidentes, y es muy importante saber que hacer en una situación de emergencia.

Lo primero, antes de que pase hay que intentar minimizarlo, teniendo nuestra bicicleta mecánicamente perfecta, así nos podremos ahorrar muchos sustos. También reconociendo las situaciones con riesgo potencial.

Lo ideal es que en nuestras salidas en bicicleta lleváramos con nosotros un pequeño botiquín. Especialmente en ciclismo de montaña, ya que podemos pasar por zonas de difícil acceso y estar bastante alejados de la ayuda. 

Si el accidente pasa durante la carrera, debemos ser buenos ciclistas, y socorrer al accidentado, aunque no sea una caída grave, si ya lo están socorriendo y la ayuda es suficiente deberemos ir lo más rápido posible a un punto de control donde se encuentre alguien de la organización o voluntario para que manden la ayuda si es necesario.

En el peor de los casos, cuando ocurre en una ruta fuera de carrera. Hay que seguir unos sencillos pasos.

PAS

Proteger: protegernos a nosotros mismos, señalizando el accidente, pensando con tranquilidad y evitando situaciones de peligro al tomar decisiones precipitadas.

Avisar: avisando a los demás compañeros del accidente y a emergencias en caso de que fuera necesario.

Socorrer: por último socorreremos al herido, transmitiéndole tranquilidad y calma. Intentaremos mantenerlo abrigado si hace frío o lo protegeremos del sol si es un día caluroso.

Antes de socorrer debemos saber que ante el desconocimiento lo mejor es no hacer nada que pueda crear daños. Os vamos a decir unas pautas básicas.

Si hemos contactado con los servicios de emergencia, son nuestra mayor ayuda, hay que escucharlos y seguir sus indicaciones en todo momento, manteniendo la calma y siempre haciéndoles caso.

En cualquier otro caso, ante todo hay que ser prudentes.

Primero hay que comprobar si está consciente, hablamos con ellos, le preguntamos como están, nunca los zarandeamos o los movemos para intentar que reaccionen. Si están conscientes podemos empezar con los primeros auxilios. Si no lo están comprobaremos que respiran, para esto podemos pegar la oreja a su nariz y mirar hacia el pecho, si oímos la respiración y vemos que el pecho se mueve. En este caso debemos no mover mucho al herido, para evitar empeorar sus lesiones. Si tenemos la certeza absoluta de que no se ha golpeado la cabeza ni la espalda, lo pondremos el la posición lateral de seguridad, es decir de lado, con la cabeza apoyada sobre su propio brazo, para que en caso de vómito no se ahogue. Si creemos que se ha podido golpear la cabeza o la espalda lo mejor es no moverlo, pero estar muy pendiente, y en caso de vómito ponerlo de lado pero manteniendo el cuello y la espalda lo más recto posible.

Imagen de AprendEmergencias

En el peor de los casos si el herido no respira, deberemos hacer una reanimación cardio-pulmonar, en esta consiste en un masaje cardíaco y ventilación pulmonar. 

El masaje cardíaco cosiste en presionar el pecho con la palma de la mano derecha y poniendo la mano izquierda por encima, la palma debe encontrarse dos dedos por encima del extremo inferior del esternón. Con los codos bien extendidos dejamos caer el peso del nuestro cuerpo y hacemos fuerza para hundir el esternón. El ritmo debe ser de un poco más de una por segundo. Hay que hacer 30 compresiones de pecho con dos insuflaciones 30:2. Las insuflaciones se realizan, creando un sello con la boca del herido, y tapando la nariz, insuflamos dos veces todo el aire que podamos y nos cercioramos de que el pecho se levanta. No debemos dejar de hacer esto hasta que llegue la ayuda y nos digan que paremos, nos releven o comprobemos que ha vuelto a respirar por su propios medios. Lo mejor es ir turnándose para que las compresiones sigan siendo efectivas.  

Imagen de SUAT

Ante cortes o heridas abiertas con sangrado lo que hay que hacer es taponar la herida y ejercer presión para detener la hemorragia. Hay que taponar con gasas, o telas lo más limpias posible, nunca hay que retirarlas, siempre hay que ir poniendo encima si se van empapando.

Ante roturas, si son abiertas, mismo procedimiento que con cortes, además de evitar cualquier movimiento de la parte rota. Si es una fractura normal, lo mejor es no tocarla, e intentar inmovilizarla, pero sin ejercer presión. 

Siempre hay que ser muy precavidos, si no estas seguro/a al 100% de hacer algo, no lo hagas. Siempre hay que seguir las indicaciones del personal de urgencias. 

Para hacer más fácil el rescate en caso de ser necesario, es recomendable que sepamos la localización geográfica en la que nos encontramos. Hoy en día con los teléfonos es fácil saberlo además de con los pulsómetros que llevan GPS, os animamos a que busquéis en vuestros GPS, la manera de saber vuestras coordenadas precisas, para que así si hay alguna urgencia sepamos como hacerlo

Sinceramente, esperamos que nunca os haga falta estas recomendaciones y disfrutéis de la MTB.

Nos vemos dando pedales.

Ride For Your Life


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados