Envío GRATIS en pedidos > 25€

¿Dónde destacarías si fueras ciclista profesional?

¿Dónde destacarías si fueras ciclista profesional?

Todos sabemos lo que mejor se nos da a la hora de pedalear. Al igual que en el profesionalismo, los integrantes de nuestra grupeta pueden ser escaladores, rodadores o esprinters. 

A veces caemos en el error de pensar que alguien que llega antes que nosotros en un puerto es porque entrena más que nosotros o simplemente porque está más fuerte, cosa que en ocasiones es un error. 

En este post vamos a explicar por qué existen ciclistas escaladores como Pogacar, clasicómanos como Van Der Poel o esprinters como Ewan.

 

Diferencias entre tipos de ciclistas

Esto es algo que viene dado en gran parte por la genética, aunque en ocasiones puede cambiarse con mucho entrenamiento. Uno de los casos recientes es el del ciclista murciano del Movistar Team José Joaquín Rojas, quien comenzó su carrera siendo un claro esprinter, pero que en la actualidad consigue pasar la montaña de una forma mucho más holgada y rara vez disputa algún esprint.  

Por norma general el ciclista escalador suele ser aquel ciclista ligero, que no supera los 70kg, que no tiene demasiada masa muscular y con una relación w/kg muy alta. 

El ciclista rápido suele tener una musculatura más grande, por lo que suele ser más pesado y por ende le cuesta más pasar los grandes puertos, aunque suelen ser muy habilidosos sobre la bicicleta, ya que la disputa de los esprines suelen ser muy difíciles. 

Y por último el ciclista clasicómano suele tener una mezcla de ambas, no suele ser un escalador puro ni tampoco un esprinter al uso, pero tiene capacidad suficiente para pasar pequeñas cotas y esprintar, además en el llano suele desenvolverse muy bien y tienen un gran fondo, por lo que cuando los esprinter puros agotan sus fuerzas en las subidas y llegan al esprint final agotados estos ciclistas aun tiene fuerza para esprintar.  Un claro ejemplo de este tipo de ciclista es Peter Sagan. 

 

Peter SaganPeter Sagan durante la Paris - Roubaix de 2018

¿Qué hago para saber qué tipo de ciclista soy?

Es muy sencillo, ya que se trata tan solo de realizar 4 test sobre nuestra bicicleta y ver los datos obtenidos para después ir a la "tabla de potencia" y comprobar sin lugar a duda el tipo de ciclista que somos. 

 

Terreno para el test

Los test que tenemos que llevar a cabo se deberán hacer en una subida larga y constante, que tardemos en hacerla más de 20 min. y que no sobrepase a ser posible del 6/7%. Importante también que no tenga descansos entre medias. 

 

¿Qué material es necesario para el test?

Solo necesitaremos 3 cosas:

  • Una bicicleta.
  • Un ciclocomputador (para medir el tiempo).
  • Potenciómetro.

Con estas 3 cosas ya estamos capacitados para comprobar sin lugar a dudas que clase de ciclistas somos. Como veis no es necesario aparatos de laboratorio ni herramientas especiales.  

 

Test 1

En este primer test tan solo tendremos que hacer un esprint durante 5 seg. ya que lo que buscamos es la máxima potencia media durante esos 5 seg. Una vez que la tengamos tendremos que dividirla por nuestro peso, de esta forma nos saldrán los w/kg que hemos movido durante esos segundos. 

 

Test 2

Una vez finalizado el primero de los test y habiendo descansado las piernas es turno del pasar al siguiente test. 

Este segundo test consistirá en realizar la misma acción, pero aumentando la duración hasta el minuto. Obviamente nos costará más mantener un esprint de un minuto de duración, por lo que si acabamos sentados sobre el sillín sin llegar a sprinter no pasará nada, lo importante es que hagamos ese minuto lo más rápido que podamos. Una vez finalizado anotaremos la potencia media obtenida durante ese minuto.

 

Test 3

Seguimos aumentando la duración de los test, y para este tercer test ya serán 5 minutos los que tengamos que apretarnos. Como es lógico, en este tercer test no podremos hacerlo al sprint, puesto que nadie aguantará 5 minutos esprintando. Subiremos por el puerto que hemos elegido durante 5 minutos dándolo todo, es un esfuerzo “corto” pero que al ser a lo máximo que damos se nos hará muy duro. La recomendación es empezar en torno al 80% de nuestra capacidad y una vez pasados 2:30 min. Aumentar hasta terminar en un esprint. En este punto anotaremos nuestra potencia media. No os preocupéis si habéis sacado menos que en los anteriores, es lo normal, a más duración menor potencia media.

 

Con esto llegamos al último de los test. Cabe destacar, que no es necesario hacerlos todos el mismo día, pues si acumulamos demasiada fatiga es posible que el test de "falsifique".

Desde Ridefyl recomendamos realizar los 3 primeros un día, descansar y volver al día siguiente o a los 2 días para realizar el 4º y último test. 

 

Test 4

Este último test será nada más y nada menos que el de realizarse una prueba FTP, la cual podéis ver como se realiza desde este enlace

Para no repetir lo que ya se dijo en esa entrada y resumirlo, se trata de darlo todo en una subida de 20 minutos. Es un test bastante duro, por lo que recomendamos encontrar el equilibrio para empezar la subida, ni muy fuerte ni muy suave  pues si nos sobreestimamos y comenzamos muy fuertes llegaremos arriba desfondados y arrojaremos unos datos de potencia muy bajos. 

Por el contrario, si comenzamos demasiado suaves podemos llegar al termino de los 20 min. con gas todavía, pero no nos dará tiempo a que la potencia media suba porque ya estaremos acabando el test. 

 

¿Y una vez que tenemos estos 4 datos?

Una vez que hemos recopilado los 4 datos de potencia media tendremos que plasmarlos en la siguiente tabla, eso si, antes tendremos que pasar el "vatio bruto" a w/kg, para ello tan solo tendremos que dividir la potencia media que hemos arrojado en cada uno de los diferentes test por nuestro peso, por lo que si en el test de 5 min. has movido 320w y pesas 63Kg serán 5,07 w/kg. 

¿Eres buen ciclista?

 

¿Y como se si soy escalador, esprinter o "Todoterreno"?

Una vez que tengamos los 4 datos de los 4 test tendremos que fijarnos en si la "curva" que hacen es ascendente o descendente.

Cuanto más altos sean nuestro datos en periodos cortos mejor iremos en esfuerzos explosivos y cortos, como esprines, por el contrario, si nuestro dato más alto es el del FTP querrá decir que nos desenvolvemos mejor en zonas de subidas prolongadas. 

Para entenderlo mejor os dejamos un ejemplo con estos 3 tipos de ciclistas:

¿Eres buen ciclista?

Como podemos observar las "Curvas" son muy diferentes en los 3 tipos de ciclista, siendo el esprinter el que más potencia es capaz de mover en esfuerzos cortos, por ello son los encargados de pelear por las etapas más llanas, ya que en un esprint final (esfuerzo corto) siempre serán más rápidos que el resto. Por contra, son los primeros en descolgarse en los puertos, ya que su w/kg en esfuerzos largos es inferior. 

 

En cuanto al escalador queda claro que es al contrario, cuando empieza a pasar el tiempo y la carretera se pone empinada es cuando empieza a mover más w/kg que el resto, por eso es habitual ver poco a poco quedarse solo al grupo de "los mejores" en las grandes subidas en el tour, vuelta y giro, ya que el resto poco a poco va descolgándose debido a la diferencia de w/kg

Y por último tenemos un ejemplo de ciclista todoterreno, que llevado al ciclismo actual podía ser el de Wourt Van Aert o Van Der Poel. Este tipo de ciclista son los denominados  "clasicómanos". No esprintan tan rápido como los esprinter puros ni suben tan bien como los mejores escaladores, pero se defienden en ambas zonas. Además si nos fijamos, en esfuerzos medios ( 1 y 5 min.) se desenvuelven muy bien, haciendo de esta forma que destaquen en las "pequeñas" cotas habituales de las clásicas o en pequeños puertos donde los escaladores no son capaces de soltarlos debido a la poca longitud del puerto. 

 

¿Y tú? ¿En qué terreno te desenvuelves mejor cuando sales con tu grupeta?

¡Déjanos un comentario!

#RideForYourLife

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Buscar nuestro sitio

Carrito de compra