Envío GRATIS en pedidos > 35€

Ciclistas VS Conductores ¿Por qué no se resuelve el conflicto?

Ciclistas VS Conductores ¿Por qué no se resuelve el conflicto?

Hace unas semanas, en nuestro perfil de Facebook compartimos una imagen enumerando algunas recomendaciones para la convivencia entre ciclistas y conductores. Mencionábamos algunos de los errores que cometemos (y digo cometemos porque soy tanto conductor como ciclista). Cada vez es mayor tanto el número de aficionados a las dos ruedas, como de conductores y la convivencia se está haciendo más hostil.

 

Habrá quien pensará que es solo una excusa para los medios de comunicación cuando no tienen noticias que dar y completar el telediario, pero nada más lejos de realidad, solo tenemos que ver las cifras.

Accidentes de tráfico con ciclistas implicados

En nuestro país durante la última década han muerto 400 ciclistas ya sea en accidentes de vía urbana o interurbana. La “buena noticia”, por decirlo de alguna manera, es que esta cifra tiene tendencia a la baja. Por poner un ejemplo, en el año 1999 murieron 120 ciclistas mientras que en el 2015 esa cifra se redujo a 58. Dato curioso ya que circulan muchas más bicicletas ahora que hace 15 años. Esto tiene explicación, gracias a los avances médicos, tecnológicos, y en lo relativo a la seguridad de vehículos y bicicletas. Si comparamos estos datos con los accidentes a nivel general de cualquier tipo de vehículo la tendencia es similar. Sin embargo debemos fijarnos en otra escala muy preocupante. Los accidentes sin víctimas mortales. El número de accidentes sin víctimas mortales con ciclistas implicados se ha duplicado en el periodo de 2009 al 2015. Es decir, mueren menos personas, gracias a los avances, a los servicios de emergencias o el aumento de hospitales y sus medios, pero se incrementan el número de accidentes.

calcetines ciclismo seguridad vial 1,5 metros

Más medios y más avances pero menos respeto

Esto nos deja una conclusión, mejoran los medios de emergencias, mejora la tecnología de los coches para evitar accidentes, cada vez hacen más carriles bicis… en definitiva, más medios y aun así cada vez hay más accidentes.

No frenaremos esta tendencia si no ponemos todos un poco de nuestra parte para ayudarnos. Y digo ayudarnos, cuando podría haber utilizado respetarnos o convivir, pero prefiero la expresión ayudarnos por que cuando hay una víctima sufren todas las partes. Tanto el que ha cometido la infracción, sea el que conduce o el que va en su bici, como el que no la ha cometido.

Es evidente que los accidentes existen y que es imposible eliminarlos por completo, pero ahora os voy a enumerar una serie de motivos que no tienen que ver con el azar o las casualidades. Simplemente tenemos la oportunidad de frenar estos casos.

Incomprensión de los conductores

Somos de costumbres, y antes, todos los que conducimos, teníamos la costumbre de encontrarnos únicamente vehículos a motor en nuestros trayectos. Pero esto ya no es así, cada día somos más y más ciclistas en circulación que nos incorporamos a ciudades y carreteras. Las bicicletas tenemos tanto derecho como los coches de circular por cualquier vía pública con sus respectivas limitaciones. Un ciclista no puede circular tan rápido como un coche, no tiene tanto margen de maniobra o frenada como un turismo y lo más importante, un ciclista es el “chasis” de su vehículo.

Supongo (y espero) que todos nos acostumbremos a ver cada vez más ciclistas compartiendo vía con el resto de vehículos y que lo hagamos desde el respeto y que mejore poco a poco esta situación. Creo que no es necesario esperar años para que mejoremos, que al final hablamos de respeto, de convivir y como dije de ayudarnos. Creo que todas las personas que conducen un coche deberían pensar cuando ven un ciclista que a la vez están viendo a una madre, o a un marido. Esa persona que tienen en frente podría ser su hijo, su hermana, o su padre. Estoy seguro de que cambiarían radicalmente su actitud al volante, quizás ya no haría falta ninguna campaña de 1.5m de separación.

 

Ciclistas nóveles

Cada vez hay más ciclistas y nadie nace aprendido. Todo en esta vida tiene un proceso de aprendizaje y la circulación sobre 2 ruedas no queda exenta de este proceso. Si a eso le sumamos que no contamos con demasiadas herramientas que apuesten por la educación en circulación vial desde que somos pequeños, tenemos un problema. No es descabellado pensar que algunas de las personas que se suman a este deporte, cuando compran su primera bicicleta, salen por la puerta de la tienda con todo el permiso para circular por la vía pública, quizás sin conocer la mayoría de las normas que tienen que respetar. Señalizar los giros con el brazo, señalizar la frenada con la mano, la distribución que deben llevar al circular en grupos por carretera y preferencias en ciudad. No critico a nadie, llevo años montando en bici y antes de escribir este artículo y compartir la imagen de las redes sociales, tuve que documentarme por internet para que me quedasen claras todas estas directrices. De hecho, algunas no son ni tan siquiera una norma, son acciones de sentido común que todos deberíamos realizar.

Estrés al volante

No es algo nuevo, está demostrado científicamente que hay quienes sufren estrés al volante, ya sea de forma habitual o tras un largo periodo conduciendo. Este ha sido siempre un problema en cualquier tipo de accidente que se acrecenta cuando el vehículo contra el que impactamos no supera los 8kg de peso. El estrés es el responsable de algunos factores psíquicos como la irritabilidad, el nerviosismo, la ansiedad o la falta de concentración. Todo esto nos lleva a ser más irresponsables mientras estamos conduciendo. Si le sumamos los atascos, el ruido, las prisas por llegar al trabajo o a una cita, lo mezclamos todo y nos imaginamos el resultado, no puede ser nada más que algo negativo.

Distracciones

Sigo sin entender como alguien puede hablar por teléfono mientras conduce. Hay cientos de herramientas para realizar o recibir llamadas, sin distraerte mientras realizamos un trayecto que pueden salvarte de algo más que una simple denuncia. A nadie le gusta vivir con una muerte a sus espaldas.

Los manos libres no son caros, los encontramos en cualquier tienda y son sencillos de utilizar. También hay que mencionar a los que van hablando con el teléfono en la bicicleta. La suma de distracción, con la reducción de la maniobrabilidad da un resultado peligroso.

Otro factor importante son las señales acusticas. Cuando no oyes algo que no se encuentra en tu campo de visión, simplemente no existe. Cuando estás concentrado en escuchar algo, pierdes la atención sobre el resto de elementos que te rodean. Por eso, la música a todo volumen hay que reservarla para garitos de fiesta o conciertos y no para ir mostrándole tus gustos musicales a todo el vecindario por el que pases.

Si hablamos de las bicicletas, el problema puede ser mayor. Una persona que pedalea con auriculares solo va a percibir de forma correcta los peligros que sucedan justo delante de él. El peligro puede arremeterte por cualquiera de los 360º que te rodean y tu visión solo permite concentrarte en los 180º a los que diriges tu mirada. Si alguien intenta advertirte de cualquier accidente, no servirá de nada, te la vas a pegar.

Respeto en general

Olvidándonos de las bicicletas, los coches y de los aviones, un problema es la educación en general. El que no respeta a nadie, no empezará a hacerlo cuando coge un volante o un manillar. Este aspecto tenemos que cuidarlo entre todos predicando con el ejemplo, sobre todo con los más jóvenes, y no solo por la seguridad vial, sino por todos los aspectos de la vida que nos podemos encontrar. No culpes a los demás de tus problemas, no busques excusas para tus acciones, no dejes que ninguna situación te haga perder el control y sobre todo, no le hagas a nadie lo que no te gustaría que te hagan a ti o alguien a quien quieres.

Ride for your life!

1 comentario

  • Coincido en todo lo que pones.
    Y la base del problema es la misma de todos los conflictos que hay en nuestra sociedad. No tolerar lo diferente, cualquier diferencia es suficiente para odios y rencores. Desde el fútbol, la zona en la que naces, la lengua que hablas…. hasta el deporte que practicas…. se nos enseña a ser separatistas y menospreciar a los distintos. Y mientras eso no cambie…. no hay mucho que hacer.

    Antxer

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados


1 comentario

  • Coincido en todo lo que pones.
    Y la base del problema es la misma de todos los conflictos que hay en nuestra sociedad. No tolerar lo diferente, cualquier diferencia es suficiente para odios y rencores. Desde el fútbol, la zona en la que naces, la lengua que hablas…. hasta el deporte que practicas…. se nos enseña a ser separatistas y menospreciar a los distintos. Y mientras eso no cambie…. no hay mucho que hacer.

    Antxer

Buscar nuestro sitio

Carrito de compra